AFRODISIA

Afrodisia

–1–

De las fuerzas con que nos gobierna Palas Atenea, la diosa por Siempre Virgen

Hay una lucha continua, entre Atenea y Afrodita, que gobierna nuestras vidas. Es algo así como la lucha entre el frío y el calor. Es una lucha entre la castidad, inculcada por la virtud de la fusta, y la fuerza indómita de la entrepierna que nos asalta de pronto en el calor de la noche.
Nuestra vida está gobernada por la severa influencia de Palas Atenea; la diosa virgen por los siglos de los siglos. Y esto nos hace cerebrales, guerreros, y bastante frígidos. Atenea promueve las artes y es la diosa de la tecnología. Entre los amigos de la diosa está Hefestos, el divino herrero, que le regaló una milagrosa lechuza voladora, hecha de puro bronce. Constaba esta máquina divina de piezas innumerables y era una maravilla de la herrería olímpica.
Sabemos que el espíritu de la diosa se penetra en sigilo por la mente matemática de los hombres, generando el casto regocijo de las cuentas bancarias y los saldos positivos. Ella nos protege de los riesgos en la mar. Para eso, llevada de su astucia mantiene entretenido al viejo Poseidon en unas partidas interminables de damas. Entretenido en estos juegos inocentes, el viejo se olvida de agitar con su tridente las embravecidas y temibles olas. De ese modo, nuestros barcos llegan felizmente a los puertos donde descargan sus mercancías y se vuelven a cargar de trigo y de cebada en las tierras ricas en grano del mundo.
Atenea es una divinidad poderosa y una Virgen Recia, por demás. Y, a pesar de los milenios transcurridos, todavía no se le conoce ni un desliz que ponga en duda su virginidad. Es la protectora de las doncellas estrechas y de las viudas virtuosas; todas ellas castas por decreto divino. También se la conoce como la Virgen Vengadora de las doncellas ultrajadas y como castradora de violadores.
En un libro sobre el amor, parece fuera de lugar que se traten las cosas de Atenea y las ataduras con que nos gobierna. Pero, en verdad que la diosa misma, y toda su legión de servidores, nos gobierna mucho antes de haber nacido. Lo gobiernan todo. Desde las castas costumbres, pasando por la milicia, el comercio, y hasta los chismorreos mismos de la gente.
Todo lo que hace a Atenas fuerte y poderosa, gravita en torno a la castidad; virtud obligada de toda civilización. Y esta castidad está inspirada y controlada por Atenea, la Virgen Guerrera, por los siglos de los siglos.
Así que siendo esta diosa tan importante para la civilización de Atenas, me veo obligado a empezar este libro cantando sus hazañas y sus virtudes innumerables.

Autor: Leopoldo Perdomo

¿Cuándo fue el momento que sentiste un gran vacío en tu alma?

Sentí un gran vacío en mi alma, cuando me di cuenta que me habían engañado con la teoría del colesterol. Que lo que causaba el colesterol era el exceso de hidratos de carbono y no las grasas de origen animal y las comidas ricas en proteínas. Sentí un gran vacío, al ver lo sencillo que tienen las autoridades para engañarnos.

Debe ser un poco como un comunista asturiano que trabajaba en las minas de carbón, que se fue varias veces a París y visitó la embajada rusa para pedirles un visado y se lo negaron. La última vez armó un pequeño follón en la embajada y al final le dieron un visado para visitar Moscú. El hombre estaba un poco decepcionado. Pero quería visitar las minas de carbón, y se puso a dar la lata hasta que se lo permitieron. Al final le dieron permiso para ir a ver las minas y lo enviaron a Vorkuta con un guía del KGB. Vorkuta anda por el círculo polar ártico por si sirve de algo decirlo. Lo que vio en las minas de Vorkuta lo dejó de piedra. Más tarde, en Moscú, visitó a un español de origen asturiano (uno de esos niños de Moscú de cuando la guerra civil) y le habló de Vorkuta. Concluyó diciendo “ahora entiendo que las autoridades rusas se negaran a darme un visado o no me dejaran ir a visitar las minas. Y es que hay que tener una gran formación política para no caer en el derrotismo y hacerse pro capitalista.”

Otro momento crucial en que se me vació el alma, fue cuando me puse a buscar documentación sobre el pasado climático para ver si tenía sentido la teoría del calentamiento causado por el CO2. Esa documentación me hizo ver que la teoría del calentamiento atropogénico era un cuento.

Otro momento que me causó un gran vacío fue cuando vi a un pastor evangelista que se puso a pedir dinero para comprarse un jet privado para ejercer mejor su ministerio evangélico.

Pastor pide 65 millones de dólares a fieles para comprarse un avión

No me impresionó que el tío pidiera el dinero; pues hay gente con mucha cara dura.

Lo que impresionó fue que la gente le diera el dinero.

Cuando ves una cosa así, te das cuenta que los seres humanos son estúpidos por naturaleza, y que no hay nada que pueda cambiar esto.

Cuando tienes este tipo de epifanías, ves que solo somos un rebaño de borregos.